Meditación

Mirada Yoguica
septiembre 22, 2017

Meditas…? Sobre que? Para que? Y que es realmente la meditación?

Cada vez que ¨necesitas consultarlo con la almohada¨, cada vez que te tomas 5 minutos para pensar o simplemente observar como te hace sentir una u otra situación que se te haya presentado en la vida. Ese instante que paraste y por casualidad experimentaste la conexión con lo que haces o dejas de hacer. Lo reconoces? Es meditación! Yoga es meditación, salir a correr o ir a gimnasio es meditar,  ahora tan popular practica como mindfullnes es meditación, sentarte en silencio es meditación. Cada vez que estas con tu mente consciente y tu atención plena en lo que estas haciendo – meditas. Cierra los ojos ahora y piensa como te sientes en aquellos momentos? Yo  – Feliz!!! Solemos huir de las cosas que no entendemos pero ahora sabes que lo haces mas a menudo de lo que pensabas. Seguro que si buscas en Internet : como meditar? – te aparecerá cientos de páginas con consejos y técnicas como hacerlo, aquí yo solo quiero compartir mi experiencia como empecé a meditar.

Un día mi cuerpo, mi mente y mi corazón me pidió a sentarme y meditar. Busqué una música relajante y me acordé del sonido de los cuencos tibetanos. El sonido de los cuencos atrae toda mi atención al momento y el lugar donde esté. La mente ya no está dispersa pensando en mil cosas a la vez y puedo profundizar la relajación.

Al ratito sentada entendí que no era eso lo que necesitaba así que apagué la música y me quede en silencio. Observando que es lo que está pasando. Algo expectante,  nerviosa e insegura. Sabemos que estar en silencio en tu casa es imposible entre  los vecinos y los ruidos de la calle siempre habrá algo que te puede distraer así que empecé observando los sonidos que me rodeaban. Escuchándolos uno a uno, identificándolos y recordando una gran verdad que siempre digo a mis alumnos – forman parte de este momento, forman parte de este lugar. Para mi es una formula mágica, por que en cuanto lo recuerdo.. ¡ no.. los ruidos no desaparecen! pero la sensación de molestia que me provocan, sí!!! Al entender lo inútil que es luchar contra eso y más aun quejarte… se van!

Seguía observando… Y empezaba venir pensamientos. Primero malos después buenos y yo intentaba pararlos por que claro, la primera interpretación sobre la meditación, que tienes que tener mente en blanco, todavía estaba ahí. Desbloqueé ese intento de bloquear los pensamientos y de nuevo tomé la postura de observador y dejé que fluya. Pensamientos malos, buenos, luego peores, luego otra vez buenos… una locura. La cabeza literalmente iba a mil por hora. Respiré profundo. Llevé toda mi atención a la respiración para calmarme y mi primera mediación terminó ahí.

¿Un poco decepcionada ? Claro que sí… Ya que por fin me había sentado a meditar y no ocurrió nada. El fin de esto era ganar serenidad y paz interior y en realidad terminé peor que cuando empecé …. ja ja ja ja ja!

Solo más tarde entendí que la meditación igual que yoga y la vida misma es un camino, no es un destino!! Si no dejo fluir todos esos pensamientos pesados, irritantes e incluso algunas veces violentos que se mezclan con pensamientos de euforia y de fantasías sobre mundo perfecto en armonía y felicidad , no voy a poder tener la mente en calma, sera imposible de cultivar esa mente neutra, la que no juzga.

Por ejemplo, cuando nos mudamos de casa! Lo primero que hacemos, aun que aparentemente la nueva casa esta limpia, te pones a limpiarlo antes de mudarte, limpiarlo antes de convertirlo en tu hogar. Pues con nuestra mente es lo mismo! Primero tendré que dejar que se vacíe  de todo lo que sobra y no solo una vez, cada vez que me siente a meditar por que cada día se almacenan pensamientos nuevos. Y ademas mayormente vivimos esclavos de nuestros pensamientos. La mente es tan poderosa que en cuanto tu piensas algo la mente sin importar que haya pasado o no directamente manda impulsos, hormonas, a tu cuerpo para reaccionar ante la situación que has pensado. Pero este igual es otro tema que escribiré en otra ocasión.

Así día tras día.. Poco a poco entrenando escuchar a una misma, no juzgar, simplemente observar y aprender a utilizar la mente como una herramienta que me sirve a mi para resolver  los problemas, crear la vida que estoy viviendo y no al revés.  Y el ejercicio que hay que aplicar – La meditación.

Namaste

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: